viernes, 30 de abril de 2021

España se despide del tradicional Libro de Familia

 La digitalización sigue ganando terreno en nuestra cotidianidad. A partir de este viernes 30 de abril, el Libro de Familia dejará de expedirse en España en formato físico. En su lugar, se empleará una base de datos virtual y accesible que cumplirá las funciones hasta ahora asignadas al documento tradicional.

El cambio llega por la entrada en vigor de la Ley 20/2011, de 21 de julio con su publicación en el Boletín Oficial del Estado. Tras casi una década de modificaciones y convivencia con la normativa datada en 1957, finalmente este viernes se derogará la Ley de Registro Civil de 8 de junio de 1957, según se especifica en el mismo Boletín Oficial del Estado.

El documento en papel no perderá su validez

De este modo, detalla el texto, se prevé un régimen de incorporación progresiva de los registros individuales y se mantienen temporalmente los efectos que el ordenamiento vigente atribuye al Libro de Familia, por lo que el Libro de Familia en formato físico que se encuentre ya en los hogares no perderá su validez. Sin embargo, no se entregarán más en formato papel.

“En este sentido, la Ley suprime el tradicional sistema de división del Registro Civil en Secciones -nacimientos, matrimonios, defunciones, tutelas y representaciones legales- y crea un registro individual para cada persona a la que desde la primera inscripción que se practique se le asigna un código persona”, especifica.

Un documento centenario

El Libro de Familia es un documento gratuito expedido por el Ministerio de Justicia de España y que se tramita en el Registro Civil. Su función principal es la de registrar la relación de parentesco entre padres e hijos, además de servir como documento de inscripción de los nacimientos, adopciones, defunciones, separaciones y divorcios. 

Fue creado mediante una ley firmada por Alfonso XIII, el 15 de noviembre de 1915. Durante generaciones, ha significado el archivo casero más valioso y completo de nombres, fechas y otras incidencias presente en las casas.

Con la modificación del registro civil el ciudadano tendrá una ficha electrónica única con todo su historial pudiendo realizar cualquier documento o solicitud por internet. Por el momento, tras el nacimiento, se desconoce el procedimiento para inscribir al recién nacido, aunque se prevé que el registro siga los mismos pasos que hasta ahora, sin la necesidad de un documento físico.

Agilización de los trámites

Tras años de debate sobre su funcionalidad y uso, el motivo del cambio llega hoy justificado por el poco sentido dentro del modelo moderno que se ha configurado en la nueva Ley. Además, la sustitución de los libros físicos facilitará a los ciudadanos realizar trámites en cualquier oficina del país, obtener certificaciones telemáticas y, además, estará accesible en todas las lenguas oficiales. La versión en papel del documento del registro civil es usada en numerosos ámbitos, como por ejemplo en el momento de solicitar ayudas o divorciarse. Algunas voces críticas con este sistema burocrático han lamentado recurrentemente que en algunos casos el formato físico ha supuesto un obstáculo en determinados trámites.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Escribe aquí tu mensaje