viernes, 30 de abril de 2021

España se despide del tradicional Libro de Familia

 La digitalización sigue ganando terreno en nuestra cotidianidad. A partir de este viernes 30 de abril, el Libro de Familia dejará de expedirse en España en formato físico. En su lugar, se empleará una base de datos virtual y accesible que cumplirá las funciones hasta ahora asignadas al documento tradicional.

El cambio llega por la entrada en vigor de la Ley 20/2011, de 21 de julio con su publicación en el Boletín Oficial del Estado. Tras casi una década de modificaciones y convivencia con la normativa datada en 1957, finalmente este viernes se derogará la Ley de Registro Civil de 8 de junio de 1957, según se especifica en el mismo Boletín Oficial del Estado.

El documento en papel no perderá su validez

De este modo, detalla el texto, se prevé un régimen de incorporación progresiva de los registros individuales y se mantienen temporalmente los efectos que el ordenamiento vigente atribuye al Libro de Familia, por lo que el Libro de Familia en formato físico que se encuentre ya en los hogares no perderá su validez. Sin embargo, no se entregarán más en formato papel.

“En este sentido, la Ley suprime el tradicional sistema de división del Registro Civil en Secciones -nacimientos, matrimonios, defunciones, tutelas y representaciones legales- y crea un registro individual para cada persona a la que desde la primera inscripción que se practique se le asigna un código persona”, especifica.

Un documento centenario

El Libro de Familia es un documento gratuito expedido por el Ministerio de Justicia de España y que se tramita en el Registro Civil. Su función principal es la de registrar la relación de parentesco entre padres e hijos, además de servir como documento de inscripción de los nacimientos, adopciones, defunciones, separaciones y divorcios. 

Fue creado mediante una ley firmada por Alfonso XIII, el 15 de noviembre de 1915. Durante generaciones, ha significado el archivo casero más valioso y completo de nombres, fechas y otras incidencias presente en las casas.

Con la modificación del registro civil el ciudadano tendrá una ficha electrónica única con todo su historial pudiendo realizar cualquier documento o solicitud por internet. Por el momento, tras el nacimiento, se desconoce el procedimiento para inscribir al recién nacido, aunque se prevé que el registro siga los mismos pasos que hasta ahora, sin la necesidad de un documento físico.

Agilización de los trámites

Tras años de debate sobre su funcionalidad y uso, el motivo del cambio llega hoy justificado por el poco sentido dentro del modelo moderno que se ha configurado en la nueva Ley. Además, la sustitución de los libros físicos facilitará a los ciudadanos realizar trámites en cualquier oficina del país, obtener certificaciones telemáticas y, además, estará accesible en todas las lenguas oficiales. La versión en papel del documento del registro civil es usada en numerosos ámbitos, como por ejemplo en el momento de solicitar ayudas o divorciarse. Algunas voces críticas con este sistema burocrático han lamentado recurrentemente que en algunos casos el formato físico ha supuesto un obstáculo en determinados trámites.

domingo, 18 de abril de 2021

El IMAS sanciona a cuatro residencias de mayores por mala praxis durante la pandemia

  | Palma | 

El Institut Mallorquí d’Afers Socials (IMAS) ha abierto cinco expedientes sancionadores en 2020, cuatro a residencias de mayores y uno a un centro de día a raíz de una mala gestión durante la pandemia. Las propuestas de sanción para todos ellos han oscilado entre los seis mil y los doscientos mil euros, siendo el cómputo global de 300.000.

En dos casos, según a detallado el IMAS, la resolución ya es firme y de hecho uno de los centros ya habría abonado la sanción correspondiente.

Además de los mencionados, hay otras tres propuestas de resolución que todavía no son firmes, en vía administrativa, sobre las que las empresas afectadas han presentado alegaciones.

Las sanciones que se han propuesto son por tres causas diferentes. Si bien la mayoría están relacionadas con deficiencias en la atención de los mayores, también se han puesto por incumplimientos de la autorización administrativa al tener más usuarios de los permitidos y por cuestiones de ratios y falta de personal.

Cabe recordar en este sentido que la pandemia ha puesto de relieve problemas ya preexistentes que los trabajadores de los centros privados residenciales llevan años denunciando. Los sindicatos convocaron movilizaciones, previas a la pandemia, por el incumplimiento de ratios de trabajadores por número de usuarios atendidos en algunas residencias.

Los cinco expedientes sancionadores se derivan de las investigaciones realizadas en las residencias intervenidas el año 2020 si bien todavía hay más procesos abiertos en 2021 de los que el IMAS no puede informar por estar en fase de instrucción.

Desde la administración del Consell destacan que las sanciones se refieren a las faltas graves o muy graves, ya que la mayoría de las deficiencias detectadas han sido leves y ya subsanadas por las empresas afectadas.

Durante la pandemia, y hasta el pasado mes de enero en que se avanzó en la vacunación de este colectivo, el Govern ha intervenido 13 residencias para personas mayores.

Si en la primera ola fueron Oasis y DomusVi Palma; durante la segunda ola se intervino Bell Entorn de Sóller, donde se ha detectado el brote con más afectación de las Islas con casi cien casos, Sèniors Inca (en dos ocasiones), DomusVi Can Carbonell, DomusVi Santanyí, la residencia del Hospital de Llevant, la residencia Reina Sofía de Eivissa; Es Ramal y Sant Lluís en Menorca, Sèniors Pollença, DomusVi Alcúdia y DomusVi Costa d’en Blanes.

Por último se intervinieron también tres residencias de personas con discapacidad, Amadiba 325, Sa Nova Residència del Patronat Joan XXIII (ubicada en Inca) y la de Vuit Vents (Aspace). Todas ellas fueron inspeccionadas por el IMAS aunque desde la institución aclaran que la intervención por motivos sanitarios no implica un expediente sancionar. El servicio tiene la función de asegurarse que se da el servicio como toca.

En las residencias de personas mayores de Balears han fallecido 259 personas durante la pandemia, el 33 % del total.


sábado, 17 de abril de 2021

El arte del buen vestir, nuestro concepto del buen gusto anda de cabeza

 

El arte del buen vestir,

nuestro concepto del buen gusto anda de cabeza

Cuando yo era pequeño, un niño iniciaba el cambio de niño a joven, estrenando su primer traje, ya fuera por la fiesta de el “Corpus”, o las fiestas patronales del pueblo. Lo que quisiera resaltar aquí no es el echo de que yo sea un jubilado refunfuñón que piensa que cualquier tiempo fue mejor, sino que los trajes, vestían mucho, y solían destacar entre las, prendas que simbolizaban la transición de la infancia a la edad adulta.

 A lo largo del tortuoso camino que la sociedad ha recorrido en los últimos 70 años, hemos perdido gran parte de la dignidad personal, que antes era inherente a la ropa que usamos, especialmente los atuendos informales.

 Son cada vez más, los adultos que actualmente se visten como niños, a medida que los “viernes informales” puentes abundantes y otros pretextos para ponerse ropa “divertida” invaden oficinas y empleos  de todo el mundo. Ningún hombre, y desde luego ninguna mujer, esta bien, ni “audaz”, ni elegantemente informal con una gorra al revés. Parecen, si se me perdona la expresión, unos esperpentos.

 Los abuelos y los padres, antes venerables figuras en chaquetas de paño y jerséis de lana, y las abuelas y las madres, en algún tiempo figuras respetables con sus vestidos o pantalones hechos a medida y sus blusas almidonadas, se muestran ahora en público retozando en pantalones chándal que son las prendas más horribles  jamás concebidas, pues hasta cuando están recién lavados parecen un pijama sucio de bebé. Nunca debieron salir de los vestuarios deportivos.

 Cuando yo era niño, pedía a mi Madre un traje nuevo, que en aquel lejano tiempo confeccionaba el sastre del pueblo, y que solo nos miraba de arriba abajo y al mirarnos, ya sabía la preferencia de color, -no se si era por el color de los ojos, a mi siempre me adjudicaban el verde-oliva-.

 Pues bien mi madre con la sabiduría de que disponen las madres, me decía ”ja eu vorem si no enterram es porcs si coim moltes ametles”, te compararé un buen traje que estrenaras por la fiesta de la Beata.

 En aquel tiempo, los adultos, -hombres y mujeres- se respetaban tanto a si mismos y a su familia que eran incapaces de vestirse como payasos. Y esto no tiene nada que ver con la clase social ni con la posición económica. En un pasado no tan reciente, los adultos se ajustaban –dentro de una gama lo bastante amplia para permitir muchas expresiones individualidad y regionalismo- a una universalmente aceptada, del aspecto que debían tener tanto hombres como mujeres.

 Desde luego el dinero, o la falta de él, continua en los momentos actuales continua con una enorme variación en la calidad, la confección y la durabilidad de la ropa, pero, por lo menos, ni siquiera la gente con recursos parecía una abominación, salida de una caja de sorpresas. Hay muchos libros de historia social en los que aparecen fotografías de personas de campo y de ciudadanos provinciales que llevaban una vida difícil y precaria,       

 Sin embargo, en los rostros de aquellos hombres, mujeres y niños de aquellas fotografías está escrito el sufrimiento, no obstante, cuando los vemos 70 años después, siguen reflejando un fiero orgullo al que su ropa gastada no resta un ápice. Al  menos cuando la cámara captó sus imágenes y puso  a la vista todo su sufrimiento , no llevaba ni gorras puestas al revés, ni camisetas con la leyenda: “Mándame a otra dimensión”.

 ¿Hay que tomar ejemplo de la

Globalización, y de las nuevas modas?.

 

Nota: cuando  escribo recuerdos, es como ir en bicicleta: Quizá no vayamos a ninguna parte, pero fortalece y mantiene ágiles los músculos del cuerpo y de la mente,


domingo, 11 de abril de 2021

LA HISTORIA SE REPITE DE DIFERENTE FORMA LA PANDEMIA SIGUE Y EL DESASTRE TAMBIEN

.

ESPAÑA, EN EL AÑO 2019, era una próspera y potente nación, su  pujante industria, su imparable desarrollo de energías limpias y reciclables, el potente desarrollo de la agricultura y la ganadería, además de la imponente industria hotelera, era envidia y ejemplo mundial intachable.  


LOS ESPAÑOLES EN SU CONJUNTO, vivían un decenio de vacas gordas, la clase media se desarrollaba sin inquietudes, los obreros y funcionarios llegaban sin ahogos a final de mes, la tenacidad de los empresarios, multiplicaban sus riquezas, y día a día se multiplicaba el status español creciendo continuamente los multimillonarios, y las compañías multinacionales aumentaban sus bolsas en todo el mundo.

 EN ENERO DE 2020, llega la pandemia china, con unas consecuencias aterradoras, más de 40,000 muertos por la pandemia, que se llevaba por delante sin miramientos; sanitarios y todo tipo de servicios. Con la casualidad de más de 20,000 personas mayores, la mayor parte ingresadas en residencias. LAMENTABLEMENTE estos mayores, que habían vivido la postguerra española, que habían pasado hambre y toda clase de calamidades.

Estas personas que habían creado con su esfuerzo colectivo, toda clase de infraestructuras, establecimientos, autonómicos y locales eran eliminadas por efectos de la maldita peste.

SIN EMBARGO, en todos los sembrados por muy productivos que sean, siempre crecen malas hierbas nocivas y venenosas, diez años atrás, España tuvo un presidente socialista que sin comerlo ni beberlo, rompió todos los acuerdos entre partidos, creando la ley de derechos históricos, y la gente que se había abrazado olvidado y construido España juntos, empezó a mirarse por encima de la espalda, desenterrando muertos y fobias, esta fue la semilla criminal implantada, para enfrentar partidos políticos, enfrentamientos entre comunidades y el estado español, es decir visto el panal de la miel española, todos quisieron su mejor parte.

LOS MAYORES Y LA MALDITA PESTE, el vicepresidente -un vicepresidente comunista en su calidad de mandamás de la cosa, emitió las ordenes siguientes:  Que los mayores contagiados se confinaran en sus habitaciones. La fecha era el 5/03/2020, cuando no había ningún colapso de alarma. Otra de las ordenes, fue no dejar que los familiares rescataran en las residencias a sus mayores encerrados y contagiados murieran como ratas, sin tener ninguna clase de consuelo ni acompañarlos en su último viaje. Mientras tanto el vicepresidente comunista no dejaba de culpar a las comunidades autónomas de los fallecimientos en las residencias. Todo ello porque la vulnerabilidad ante la infección por covid-19 habitualmente presentaban patología de base ya que habitualmente suelen ser de edad avanzada y porque tienen contacto con otras personas, además suelen pasar mucho tiempo encerrados. Según el criterio del vicepresidente, necesitaban una mayor atención. Pero lo cierto es que esa mayor necesidad de cuidados se traducía en dejar a muchos de ellos en las residencias. Mientras tanto en mi pueblo-Santa Margalida- madre y cuna de los prósperos núcleos urbanos de Son Serra y Can Picafort, durante la pandemia se quedaba sin médicos de cabecera, sin centro médico, y sin sedes de los clubes de mayores. Santa Margalida, -mi pueblo- una villa próspera y con buenos servicios asistenciales, sin embargo, tiene unos servicios médicos deprimentes, no es que no prospere es que se está retrasando a las tarjetas sanitarias de los años 50 del siglo pasado. Lo lamentable, es que tenemos el visto bueno de todos los partidos políticos, terrenos urbanizables y la bendición de todas las autoridades autonómicas y locales para construirlo. Sin embargo, un asunto no se arregla.